Maite Bernardelle: “Las personas vienen a Biodanza porque han encontrado un nuevo sentido a su vida”

, ,
Maite Bernardelle: “Las personas vienen a Biodanza porque han encontrado un nuevo sentido a su vida”

Puerta de vida. Así define Maite Bernardelle la Biodanza, un sistema de “teoría para la práctica”. La directora de la Escuela Hispánica de Biodanza SRT de Madrid organizó la visita a España de Rolando Toro Araneda, creador del sistema, en marzo de 2008. Ese año vio cumplido un largo sueño: poner en marcha su escuela de formación.

Una escuela muy soñada

La visita de Rolando Toro fue el colofón a un año muy importante en su vida, ¿verdad?
“Es fantástico, porque Rolando en este momento no sólo estaba visitando Madrid, sino dejando un rastro para el futuro de la Biodanza en España. Mi interés en traer a Rolando fue justamente ese: que su pasada dejara aquí una vibración tan grande que hiciera que se nos despierte el sentido de unificación, no a nivel patriótico, sino entre los enseñantes y alumnos de Biodanza, a nivel vivencial. En este sentido fue un viaje iniciático que dejó una marca que repercutió en el futuro, cuando ha habido un sentimiento de unión grande”.

El de la Escuela Hispánica es un largo sueño y usted lo vio cumplido. ¿Cómo fue el proceso?
“Hace muchos años que Rolando quería poner esta escuela en Madrid dirigida por mi. Yo me tomé un buen tiempo y finalmente, con la ayuda de los coordinadores, Pilar Peña y Fernando Enís, pertenecientes al grupo de BiodanzaYa, partimos en julio de 2007. En septiembre fue nuestro primer módulo. A partir de ahí todo ha sido un camino acelerado: a la primera clase vinieron unas 20 personas, dos de ellas decididas a hacer la formación. Cuando terminamos ese domingo por la noche ya teníamos 15 inscritos. Lo que yo consideré que era la fuerza de la Biodanza y la buena transmisión que habíamos conseguido realizar. Fue un suceso muy importante”.

“Las personas vienen a Biodanza porque ven que son más felices”

¿Qué ofrece la Escuela Hispánica de Biodanza?
“La Escuela Hispánica de Madrid ofrece dos posibilidades a quien esté interesado: una es dar una formación idónea para las personas que desean en un futuro ser enseñantes de Biodanza, es decir, guiar y coordinar grupos vivenciales teóricos. Pero también abre las puertas para las personas que deseen vivenciar, hacer la parte de movimiento, que es el verdadero aprendizaje de Biodanza. Pueden ser personas que no hayan decidido hacer una carrera para ser profesores, pero sí pueden hacer un camino de su propio crecimiento, de enriquecimiento personal para su propia tarea en la vida y para sí mismos y que lo hacen permanentemente acompañados. Esta escuela, como bien dice el programa, sigue absolutamente la coherencia del sistema de Rolando Toro y le da continuidad. Es una escuela rica de intercambios: este es mi interés máximo, una escuela que tenga oxígeno, donde vengan profesores de otras partes”.

Un intercambio de oxígeno es también para usted BiodanzaYa, ¿verdad?
“Sí, es un grupo que me gusta mucho porque España ha sido uno de los países donde la Biodanza ha estado menos unida. Cada enseñante ha tomado su propio camino e incluso las escuelas han estado haciendo su propia historia, pero sin una interconexión. Esto es bastante triste para la Biodanza. Porque la Biodanza es una red, una red de intercambio, de unión y afectiva para el crecimiento. No nos interesa individualizar a individuos que puedan ir destacando, lo que nos interesa es que la Biodanza toda crezca como movimiento mundial. Y la Escuela Hispánica lo está consiguiendo”.

“Biodanza dará una posibilidad de mayor humanidad” 

Aunque España no ha sido un camino de rosas para la Biodanza, ¿cuál es la situación del sistema en estos momentos?
“Todo hacía pensar que España sería uno de los países que más rápidamente entraría en la propuesta de Biodanza, porque España es una cultura bastante del placer, es una cultura de la apertura, dentro de Europa es un pueblo de alegría y expansivo, en tanto que Italia, salvo Cerdeña, es una cultura del deber. Todo hacía pensar que en España tomaría raíces rápidamente. Sin embargo no ha sido así, también debido a eso que digo de que no ha habido unión entre los ‘biodanceros’. Pero la acogida ahora está siendo no solamente con placer y felicidad, sino también con responsabilidad. Creo que las personas vienen a Biodanza porque han encontrado un nuevo sentido a su vida realmente. Han visto los alcances terapéuticos y que son más felices, entonces vienen con seriedad. Van a Biodanza como el que va a celebrar una gran fiesta y al mismo tiempo, como el que está haciendo un trabajo serio y nutritivo para sí mismo. Yo estoy segura de que la Biodanza va a proliferar mucho, mucho en España”.

Como Rolando Toro, ¿también usted cree que Biodanza puede cambiar la sociedad?
“Yo creo que sí, que Biodanza tiene una propuesta de alcance social porque cambia la percepción de las personas y, al cambiar esta percepción y actuar dentro del núcleo afectivo, nos da la posibilidad de crear más a nivel individual y de modificar con más alcance todas las áreas que la persona desempeña, de manera que no tengo duda de que Biodanza dará una posibilidad de mayor humanidad cuando entre en el mundo de la salud, o a nivel de la educación… Al modificar el núcleo afectivo de la persona vas dejando que esas piedritas preciosas vayan cayendo en esos ámbitos de trabajo haciendo más biocéntrica la educación, la política, el ámbito jurídico… que algún día serán más humanitarios”.

Entrevista a Maite Bernardelle, directora de la Escuela Hispánica de Biodanza SRT de Madrid, realizada con motivo de la visita a España de Rolando Toro Araneda, creador del sistema, en marzo de 2008.

 

María Miret García @periodistia
Habilidades

, , ,

Publicado el

05/08/2022

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *