II encuentro de la blogosfera sanitaria entre pacientes, profesionales sanitarios, periodistas y profesionales de la comunicación en salud

Esta semana se ha presentado el II Informe EHON sobre el estado de la información de salud en internet, fruto del encuentro de la blogosfera sanitaria entre periodistas especializados en salud, pacientes y profesionales sanitarios celebrado el pasado mes de noviembre en el marco del II Congreso Nacional de eSalud y al que tuve el placer de asistir por segundo año.

Como anécdota, en esta ocasión me llevé uno de los «premios Smart Watch» a «tuitera dicharachera» (en palabras de Carlos Mateos, periodista compañero en ANIS y uno de los organizadores del encuentro). Más allá de la anécdota de figurar en el trending topic de ambas ediciones y de la ilusión de llevarse el relojito, para mi fue una alegría recibir el reconocimiento de mis compañeros después de años haciendo cobertura en twitter de los eventos a los que asisto o que sigo vía streaming.

Como tuiteé en su momento, reivindico twitter como herramienta para hacer periodismo. Ojo, que no digo que la red social sea periodismo sino que los periodistas podemos ejercerlo a través de este instrumento, como antes tomábamos nota (yo lo sigo haciendo) libreta y boli en mano. Dado que a menudo acudo a actos que cubro desde mi cuenta de @periodistia y como digo, intento seguir en directo aquellos a los que no puedo acudir, comparto ahora algunas ideas que espero sean constructivas para que quienes, como yo, tienen la inquietud de contarle al mundo lo que está pasando, en este caso en unos cuantos caracteres:

  1. Evita los tuits vacíos de contenido, como «empieza la mesa tal» o «interviene el ponente cual». Excepto que seas el organizador del acto (y aún así, casi nunca están justificados) generan ruido y no aportan valor.
  2. Entrecomilla cuando cites la opinión o declaraciones de otra persona. De lo contrario, se entiende que lo que estás expresando es tu idea. Ello genera confusión sobre todo cuando estás siguiendo algún acto a distancia y asumes que lo que los asistentes te están contando es lo que allí se está diciendo y no su opinión personal.
  3. Menciona. Ello supone un trabajo previo de investigación que estaría bien que aporten ya hecho los organizadores del acto. De no ser así, estaría bien que antes de empezar, busques a cada una de las personas que intervienen para citarlas correctamente con su @nombre en twitter. Ello no siempre es fácil dado que algunas personas tenemos usuarios que no coinciden con nuestros nombre y apellidos y en algunos casos, no se parecen en nada. Ahora bien, cada vez es más habitual que a lo largo de una cobertura no se menciona bien a prácticamente nadie, incluso por parte de los organizadores, lo cual es más grave. Como en la vida, no sólo es feo hablar de alguien sin que esa persona se entere sino que además, le haces una faena a la hora de monitorizarse.

De algunas ideas a la hora de organizar eventos desde el punto de vista de la comunicación hablaré en cuanto pueda en otra entrada, en la que espero aportar algunas sugerencias constructivas, como deseo que sean éstas.