“En esta pandemia ha faltado liderazgo científico y no político, es difícil creer en algo cuando la comunicación es tan mala y no se corresponde con la realidad porque la gente se queda con lo que quiere creer”, decía la psicóloga Mª Jesús Álava Reyes en la presentación de su nuevo libro “Saca partido a tu vida”. Puedes leer aquí la entrevista que le hice posteriormente. 

¿De verdad hemos comunicado tan mal durante la crisis del coronavirus? He aquí algunas píldoras para la reflexión: 

  1. El mensaje no llega. Desde que se declarara el estado de alarma, la mayoría de periodistas y profesionales de la comunicación seguimos la rueda de prensa diaria. Nuestra percepción era que se estaba comunicando bien. Hasta muchos días después, la mayoría de la gente no sabía quién era Fernando Simón, a excepción de las personas mayores que ven el telediario. “Con tanta información en internet no me aclaro”, escucho frecuentemente.
  2. El mensaje no se entiende. A la confusión sobre la fiabilidad de los tests, la duración de la inmunidad, el contagio de las personas asintomáticas, si hay o no que llevar mascarilla, si se debe o no llevar guantes y un largo etcétera, se suma la politización de la covid-19. En España pasamos del “yo pienso seguir llevando a los niños a clase de música” o “mantenemos las clases de yoga como siempre” de los días previos al estado de alarma al “no pasa nada por ir a trabajar porque nos turnamos”, aunque sea para estar al ordenador todo el día, por no hablar de la distancia de seguridad, las “quedadas” clandestinas en casas o la convocatoria de manifestaciones, que indican que apenas hemos entendido nada o no queremos enterarnos.
  3. La gente sólo mira el whatsapp o las redes sociales. “Yo me informo por whatsapp”, me dice mucha gente. “Yo por whatsapp solo recibo bulos, vídeos de teorías conspiranoicas y audios de personas que no se sabe si son médicos de verdad o cualquiera que se ha puesto a grabarse en su casa”, pienso. Lo mismo tampoco tampoco hemos elegido bien el canal por el que comunicar.

Luis Serrano, vocal de la junta directiva en la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), explica en este artículo porqué frente al coronavirus, “la comunicación tradicional no sirve”.