Almas rotas: los recursos

El trabajo periodístico puede consumirnos y no dejarnos tiempo para descansar, relajarnos o disfrutar de la vida, lo que puede generar en problemas físicos y mentales. La relación entre estrés y enfermedad es clara, según el Poynter Institute (Journalism and Trauma).

“Si yo pierdo un brazo es evidente, pero ¿si estoy perdiendo el alma? ¡Échame una mano para recuperarme!” Manu Brabo, “Morir para contar”

Una propuesta:

Incorporar los cuidados en el trabajo informativo

“Los periodistas no nos permitimos porque nos parece obsceno hablar de nuestro dolor, pero es real”, “Morir para contar”

Los periodistas necesitan tiempo y apoyo para procesar sus emociones, abordar sus sentimientos y no reprimirlos. 

Hacia el bienestar de los y las periodistas

“Hace falta mucho acompañamiento” Ramón Lobo, “Morir para contar”

Los periodistas, como todas las personas con trabajos estresantes, necesitan programas de bienestar que incluyan la alimentación saludable, el ejercicio físico, el ocio, la relajación y, en caso necesario, tratamiento psicológico.

Herramientas para la gestión del estrés

“Intento que el tratamiento no afecte a mi vida ni al ritmo que quiero llevar” Ángel Sastre, “Morir para contar”

Reducir el estrés, especialmente en quienes tienen un trabajo estresante, requiere planificación y pasar a la acción.

Capítulo aparte:

Reporteros de guerra y conflictos

“Vamos a la guerra en busca de aventuras para volver con una maleta cargada de cadáveres”, “Morir para contar”

Lo que muere en nosotros por contar historias

“No sabía lo que iba a morir en mí. No sabía que iba a pagar un precio tan alto” Hernán Zin, “Morir para contar”

Afortunadamente, hay modos de restaurar el equilibrio después de una experiencia traumática (Journalism and Trauma).

Periodismo y trauma