Almas rotas: la investigación

Una preocupación:

La salud mental de los y las periodistas

“La única manera de transmitir con decencia es sintiendo ese dolor” Gervasio Sánchez, “Morir para contar”

Los periodistas están particularmente expuestos a un nivel de estrés muy elevado para el promedio general, sufren de trastornos de ansiedad y pánico, producto, entre otros aspectos, de la inestabilidad laboral y el vértigo informativo, según el libro “El estrés informativo” que editan la Obra Social de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (OSTPBA) y la UTPBA (Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires). Los periodistas sufren un alto nivel de estrés profesional según un estudio sobre los medios digitales en Bangladesh. El día a día en una redacción puede ser estresante incluso para quienes no cubren tragedias, según una revisión de 28 artículos de investigación publicados de 2002 a 2015 sobre el impacto de los estresores laborales en la salud y el bienestar de los periodistas. 

El 69,9 % de los encuestados en 2019 en la “Evaluación e intervención para la mejora de las condiciones de trabajo y de la salud en profesionales de la información (prensa, radio y televisión) en Aragón” del grupo de Investigación en Salud Mental de la Universidad de Zaragoza, España, adujo índices bajos o moderados de estrés, el 24,7 % presentaba una percepción alta y el 5,4 % muy alta. El 44,4 % sufría agotamiento emocional, el 19,1 % despersonalización y un 53,3 % no sentía que realizaba una contribución efectiva en su trabajo, mientras que casi un 18 % sufría desgaste profesional.

Según un estudio científico del London Press Club en 2017, para sobrellevar el estrés diario los periodistas hacen uso de la cafeína, la comida rápida o el alcohol. Otra encuesta a 116 periodistas analizó el impacto de las imágenes violentas en los periodistas con relación a sus síntomas de salud mental y el consumo de alcohol. 

“Vale la pena el riesgo de contar lo que sucede en el mundo” Javier Bauluz, “Morir para contar”

Los periodistas han sufrido también las consecuencias de cubrir la Covid-19, según una encuesta del Reuters Institute for the Study of Journalism sobre los reporteros que han informado sobre la pandemia. Los periodistas freelance serían particularmente vulnerables.