Almas rotas: el debate

Una reflexión:

¿De verdad nos tiene que costar la salud ejercer el periodismo?

“He aprendido que voy a vivir con eso toda la vida” Manu Brabo, “Morir para contar”

Cubrir conflictos, desastres o guerras puede tener un impacto mental en quienes informan. Aunque a veces toma la forma de trastorno por estrés postraumático, lo más habitual es que se produzcan ansiedad, estrés o agotamiento.

“La gente lo está pasando muy mal en términos de síndrome del trabajador quemado” Scott Reinardy, “La generación perdida del periodismo” 

Hablemos de:

Burnout

“Me quemé después de la investigación de los Panama Papers y no lo vi venir” Mar Cabra, The Self Investigation

En 2007 se produjo el mayor pico de burnout entre los profesionales. El porcentaje de periodistas afectados por el síndrome de desgaste profesional o del trabajador quemado cayó al 24% en 2009, pero remontó al 30% en 2014, cuando existía mayor burnout entre los mayores de 40 años o las mujeres. Reporteros y editores parecen experimentar mayores niveles de burnout que compañeros de otros puestos, como los periodistas sin cargos de responsabilidad, según un estudio de 2016.

Ansiedad

“De repente sentía que me moría, no podía respirar” Hernán Zin, “Morir para contar”

El 70% de los periodistas que han cubierto la COVID-19 padece angustia psicológica y un 26% ansiedad según una encuesta del Reuters Institute for the Study of Journalism sobre el estado actual del bienestar emocional de los periodistas.

Depresión

“No podía con mi alma, me sentía totalmente cansada” Mónica Bernabé, “Morir para contar”

Un número significativo de los periodistas encargados de informar sobre la pandemia la COVID-19 muestra signos de ansiedad y depresión, según los primeros resultados de la encuesta, realizada por el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo y la Universidad de Toronto.

Estrés postraumático

“Tardas mucho en volver a conectarte con las cosas sencillas y hay gente que no lo consigue”, “Morir para contar”

Alrededor del 11 por ciento de los encuestados presentaba síntomas prominentes de trastorno de estrés postraumático tras la cobertura de la pandemia. 

Trauma

“Llega un momento en que te notas que estás apartado del todo” Manu Brabo, “Morir para contar”

Cubrir el trauma puede generar otro según Natalee Seely, profesora de periodismo en Ball State University autora de un estudio de 2019 publicado en el Newspaper Research Journal según la cual cubrir eventos traumáticos durante un largo periodo de tiempo puede tener efectos negativos en los periodistas. Los resultados de la investigación apuntan a la importancia de los autocuidados y las estrategias saludables en las redacciones para promover el bienestar de los periodistas. Las sugerencias de la autora incluyen la humanización de las redacciones y la formación para cubrir este tipo de temas. 

Capítulo aparte:

Suicidio

“Hay días en que preferiría no vivir” Hernán Zin, “Morir para contar”

“Hay que acabar con el estigma en las redacciones, de modo que los periodistas se sientan cómodos al pedir ayuda en salud mental”. Según el Dart Center de Periodismo y Trauma, “organizar talleres de periodismo y trauma puede preparar a los periodistas a abordar los efectos de cubrir eventos traumáticos. Hablar de estos problemas no sólo denota la preocupación no sólo por los periodistas sino también por la comunidad sobre la cual están informando”.