Sexualidad femenina: “el sexo se aprende”

,
Sexualidad femenina: “el sexo se aprende”

¿Disfrutamos del sexo las mujeres? ¿Hemos adquirido cultura sexual o seguimos en pañales en este tema? ¿Tenemos nosotras más problemas que los hombres con la sexualidad?

En opinión de Ascensión Gómez, matrona y fisioterapeuta, desafortunadamente sí, “las mujeres estamos muy lejos de conocernos, la mayoría no se tocan no se miran, no saben cómo funciona su cuerpo”. Para ella, efectivamente, es un problema de claro sesgo femenino: para empezar, “en los libros escolares apenas hay información veraz sobre el cuerpo femenino, el clítoris no sale en los libros de texto ni se nombra en los colegios y no todas las niñas saben lo que tienen entre las piernas”. Según el Estudio del Clítoris publicado en 2005, “las descripciones tipo que se incluyen en los libros de texto de este órgano están faltos de detalles y llenos de imprecisiones”. El problema es que además, “las madres tampoco se lo transmiten a sus hijas porque tampoco lo saben”, así que en este terreno hay un vacío que se perpetúa por generaciones. “Partimos de una base de información muy diferente, que no es la misma entre mujeres y hombres”, por no hablar del porno, claramente orientado al placer masculino. Para Pilar Pons, enfermera y fisioterapeuta del suelo pélvico, “con el porno la mujer cree que ella es diferente, poco “mujer”, cuando el modelo allí representado no es nada real”.

Pilar Pons dibuja un triste panorama de la sexualidad femenina, en el que “hay aburrimiento, desconocimiento, desorientación”… En su opinión, “el hombre está de lo más desorientado, se cree que penetrando y bombeando un poco la mujer ha de ver fuegos artificiales y no es así, a la mujer no le gusta tanto la penetración, la vagina tiene pocas terminaciones nerviosas y le gustan más otras cosas” en la mayoría de los casos. “En general, con el ritmo que llevamos en la vida cotidiana no hay espacio para el sexo, nos metemos en espacios oscuros”, dice Mireia Darder, psicóloga clínica y autora del libro “Nacidas para el placer”. “Todavía el sexo no existe en la vida cotidiana, si tuviésemos que hacer un espacio al placer tendríamos que reducir las horas de trabajo porque no cabría”, asegura.

La buena noticia es que “si la sexualidad es un aprendizaje, se puede aprender a soltar”, como bien dice Mireia Darder. “La mujer tiene que dejar de fingir orgasmos, no se lo merece”, reconoce Pilar Pons.

“Todo el mundo puede llegar al orgasmo”

Movimiento, tono, respiración y postura son la base de una sexualidad placentera, incrementando la intensidad mediante el juego y las caricias. La base es la excitación. No existe placer sin excitación, que se produce por tres factores: tensión, movimiento y respiración. “El placer es la percepción emocional de la excitación”, recuerda Claude Roux-Deslandes.

La especialista francesa, que ha asistido en Madrid a la tercera edición de las jornadas pluridisciplinares de obstetricia y suelo pélvico “Entre dos manos”, habla de sensaciones: “si hay sensación hay percepción”, dice y destaca la importancia de las fantasías en el sexo: emoción, intensidad, sentimientos, deseo, atracción, identidad, autoestima, son los ingredientes de una buena sexualidad.

Roux-Deslandes explica que no es lo mismo orgasmo que descarga orgástica: en el umbral del orgasmo se produce la descarga fisiológica (orgástica), que es la que produce los espasmos. El orgasmo, sin embargo, implica una adhesión emocional. La capacidad orgásmica es la unión de la tensión física y emocional y afortunadamente, se puede desarrollar.

“Para llegar al orgasmo es fundamental conocer bien el clítoris”

Para Ascensión Gómez, las mujeres “no disfrutan lo que podrían porque no conocen su cuerpo”. En su opinión, “lo básico es saber cómo funciona el cuerpo, explorando y conocer la peculiaridad de cada una, porque no existen dos mujeres iguales. Si una no se conoce no puede saber lo que le gusta y si no hay conocimiento físico, no disfrutas a otro nivel”, recuerda. “Me encuentro con mujeres que no se han mirado nunca”, reconoce. De hecho, la mayoría de mujeres que acuden a su consulta ni siquiera reconoce que tiene un problema. Las hay que tienen unas relaciones más o menos satisfactorias, pero que después del parto no se reconocen, y otras llegan con muchos problemas sexuales a los que no han dado importancia. “Solo vienen cuando hay incontinencia”, asegura.

En opinión de Valérie Tasso, autora del “Diario de una ninfómana”, para llegar al orgasmo es fundamental conocer bien el clítoris, el único órgano humano cuya única función es proporcionar placer y que en realidad mide entre 10 y 12 centímetros, aunque solamente una mínima parte es visible. La sexóloga, que ha impartido un taller sobre sexualidad femenina en Madrid, destaca la importancia de animar a las mujeres a que experimenten con su propio cuerpo para que puedan alcanzar el orgasmo que, frente a la creencia establecida, es siempre clitoriano. De hecho la mayoría de mujeres “no tienen orgasmo con la penetración”, según Pilar Pons. La fisioterapeuta coincide en que “hemos de luchar para que las mujeres se masturben y tengan orgasmos. Solo así podrán decir a su pareja lo que les gusta”.

Para ayudar a las mujeres a que descubran su sexualidad, Valérie Tasso recomienda los juguetes eróticos, que ayudan a obtener mayor placer al estimular el clítoris. “El clítoris es el órgano del placer, pero tienes que saber dónde está, cómo es y cómo lo tocas”, recuerda Ascensión Gómez. Mireia Darder, por suparte, recuerda que en el sexo, “el objetivo no es el orgasmo, por lo que, si la mujer disfruta, en el fondo da igual si no llega al orgasmo”.

María Miret García @periodistia
Habilidades

, , , ,

Publicado el

03/21/2018

2 Comentarios

  1. Mónica

    Muy interesantes sus puntos de vista. Gracias!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *