Cuando la pelvis calla

No son una, ni dos ni tres. Son muchas. La mayoría no tiene un pasado oscuro ni una vida tormentosa ni ha sufrido sucesos traumáticos. Y casi todas lo viven en silencio y desde la más absoluta soledad.

En El silencio pélvico, Pilar Pons desmonta diversos mitos que rodean al vaginismo no sólo en la sociedad en general, sino incluso entre las mujeres que lo padecen y lo que es peor, en una gran parte de los profesionales sanitarios.

Una obra sencilla, clara y clarificadora que explica sin tecnicismos las dimensiones de un problema mucho más habitual de lo que creemos y, lo que es más importante, que tiene una solución mucho más fácil de lo que solemos pensar.

Más allá de la terapia psicológica y la consulta de sexología, que siempre resultan de ayuda, la fisioterapia se presenta como una herramienta que realmente puede resolver el problema en unas cuantas sesiones. Y para que no quepa la menor duda, la autora explica con detalle el modo de proceder sobre la camilla (y después con los “deberes” en casa) de una forma fácilmente comprensible para todo tipo de públicos.

Los testimonios de pacientes son lo que más puede ayudar a dar un empujón para buscar ayuda aquellas mujeres que padezcan el problema. Ahora bien, yo diría que Superar el vaginismo desde la terapia física es un libro de cabecera no sólo para ellas, sino también para toda persona mínimamente interesada en salud femenina y sobre todo, para profesionales de la medicina que todavía anden algo despistados/as con los misterios de la sexualidad de la mujer. Que por desgracia, no son pocos tampoco.