¿Curar, tratar, paliar?
¿Existen tratamientos naturales contra el cáncer? ¿Qué credibilidad nos merece quien nos “vende” cosas como las hojas de olivo contra la leucemia? ¿De verdad puede ser reprogramado el ADN con palabras y frecuencias? ¿Es la iridiología “el arte de no ver nada y cobrar por ello”? Este artículo la compara con la astrología y Sophie habla de “cancerofobia” en Esos magníficos bulos “médicos”…

El Dr. Moncayo ha dedicado 30 años a investigar los patrones biológicos relacionados con el índice de absorción de luz de la mujer embarazada. Según sus defensores, la Medicina Biorreguladora representa un puente entre la homeopatía y la medicina convencional. Una nueva forma de curar que se considera una alternativa dentro de la Medicina. La nueva medicina energética incluye la dimensión espiritual del ser humano para entender la enfermedad y la salud. El Dr. Manel Ballester Rodès, cardiólogo Jefe de la Unidad de Cardiología del Hospital Arnau de Vilanova de Lleida y catedrático de Medicina en la Universidad  de Lleida, explica la base científica de la Medicina Energética en este vídeo. Consulto a otro médico que desmiente alguna de sus explicaciones. 

¿Con qué nos quedamos? Entre tanta confusión, ¿cómo separar el grano de la paja? ¿Son serias estas propuestas o son un timo? ¿Sirven para curar, para aliviar o para nada? En Estados Unidos, el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) ofrece unas pistas para verificar la efectividad de las terapias alternativas y complementarias. Desde Magonia se denuncia que el principal centro público de medicina alternativa en este país, dependiente de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadounidenses, haya cambiado de nombre como Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integral (NCCIH) “para seguir haciendo pseudociencia“.

Según el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN), la nutrición ortomolecular es, por ejemplo, una “propuesta paracientífica, engañosa, fraudulenta y potencialmente peligrosa“. La Junta de Andalucía y la Sociedad Andaluza de Cancerología (SAC) premiaron a la asociación Proyecto Mariposa, que utiliza en el tratamiento de esa enfermedad el reiki, las flores de Bach o la acupuntura, unas técnicas que Magonia considera “pseudoterapias“. “La Contra” de La Vanguardia es vista también por el escepticismo como “trampolín” para la charlatanería, que en “La lista de la vergüenza” denuncia que la Universidad de Lleida imparta reflexología podal.
Entre las denuncias escépticas figuran un curso de flores de Bach programado por la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y las Islas Baleares, un seminario sobre Feng-Shui organizado en la Universidad de Granada por el Instituto Confucio o los cursillos sobre reiki, feng shui, flores de Bach, astrología china y reflexología que organiza la Oficina de Información Juvenil del Ayuntamiento de Erandio, un libro de la Universidad de Salamanca sobre la hipnoterapia como técnica para acceder a vidas pasadas y el programa de Medicinas alternativas y complementarias para profesionales del Hospital Universitario de Alcalá de Henares. Mientras en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y el Hospital Clínico San Carlos se celebraba las IV Jornadas sobre el control de las emociones con Flores de Bach para profesionales sanitarios, el Colegio de Médicos de Madrid ofrece cursos que despiertan la crítica escéptica.
La FDA alerta sobre el peligro de los “productos milagro” en un video mientras en España, FACUA-Consumidores en Acción ha puesto en marcha una campaña para denunciarlos. En nuestro país, medio centenar de investigadores aseguran en esta carta “contra las pseudociencias y las artes mágicas” que la “proliferación de estas mal llamadas terapias está poniendo en riesgo médico a un grupo de población especialmente vulnerable”. Por su parte, el blog “Te atreves a despertar” denuncia la persecución a los chamanes y las plantas medicinales.