La salud del futuro

Es la mayor revolución en el ámbito sanitario: “ésta y no la que la e-health, el 2.0 y las nuevas tecnologías están auspiciando”. Lo asegura el doctor Casado, al hablar de las “terapias de tercera generación” que incluye conceptos como el de la “Salud Total“. Cuando se habla ya hasta de salud móvil, esta “nueva medicina” implica “mejorar la escucha, individualizar la situación de la persona en tiempo de enfermar y aplicar la creatividad“, entre otros ingredientes.

Crear salud es la propuesta de Casado para “reorientar el sistema sanitario y los cuidados hacia la salud“. Este médico de Familia que apuesta por el Mindfulness frente a las nuevas tecnologías habla de una medicina que tiene en cuenta al humano como ser completo, y no separado de sí mismo, en la que caben conceptos como la intención en sanación o la felicidad, a la que sin duda contribuyen la posibilidad de crear o profundizar en nosotros mismos.

Una “medicina del futuro” que pasa, para Salvador Casado, por que cada cual se responsabilice de la gestión de su propia salud. El suyo, como el de Sesha, es “un enfoque consciente de la enfermedad“. Una Medicina basada en la persona, en definitiva, como recoge este trabajo sobre Medicina Centrada en las personas presentado en el III Congreso Mineiro de Medicina de Familia y VI Congreso Argentino de Medicina Familiar y General.

“Lo verdaderamente complejo es definir qué es salud y qué es enfermedad”, dice el Doctor Casado en esta entrada en su blog. Salvador me hace llegar estos dos artículos, Qué es la salud y Cómo deberíamos definirla, cuya lectura recomiendo en este sentido. También el Dr. Alejandro Jadad propone re-definir la salud. La nueva definición de la salud abarca también enfermedades como el cáncer, un término que los científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos recomiendan re-definir, según leo en este artículo de El Pais.

Por su parte, el Instituto de Salud Mental de EEUU y la Asociación Británica de Psicología proponen el cambio de paradigma en salud mental. Tras el anuncio del primero de dar la espalda a la clasificación del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) y elaborar una nueva clasificación diagnóstica basada en marcadores objetivos y biológicos, la segunda se opone a la aplicación del modelo biomédico para la comprensión de los trastornos mentales por considerar que “es necesario realizar un cambio de paradigma en relación con las experiencias a las que se refieren dichos diagnósticos, hacia un sistema conceptual que no esté basado en un modelo de enfermedad”, teniendo en cuenta “que el sufrimiento humano es el resultado de una compleja combinación de factores psicológicos y sociales“. Deseando una “nueva salud” inauguro este año 2016.